Alemania apuesta por autos eléctricos.

Image: Picture alliance/Silas Stein/dpa

Alemania apuesta por autos eléctricos.

A inicios del mes de junio, el gobierno anunció un paquete de medidas, las cuales empujarían al país a la era del transporte eléctrico.

Se estima que el país invertirá más de 130 mil millones de euros en un plan de recuperación económica que incluye incentivos en efectivo para que los alemanes puedan comprar autos eléctricos, un crecimiento generalizado de la infraestructura de carga, e inversión en transporte público.

El principal objetivo de estas medidas para la electrificación en la flota de automóviles es, sin duda, reducir las emisiones contaminantes. Volkswagen y BMW se han pronunciado a favor de estas medidas, ya que si es bueno para la compañía, también lo será para todo el país.

Subsidios

En primer lugar, se reducirá el costo de comprar un automóvil eléctrico o un híbrido enchufable mediante subsidios. Es decir, si estás buscando un coche eléctrico que cueste menos de 40,000 euros, recibirás hasta 9.000 euros en incentivos. 6.000 de esos euros proceden directamente del gobierno y los otros 3.000 del fabricante por mandato del gobierno.

Los automóviles con un precio de entre 40.000 y 65.000 euros pueden recibir hasta 7.500 en incentivos. Por encima de ese precio ya suponen que puedes pagarlo por tu cuenta.

Si compras tu vehículo entre el 1 de julio y el 31 de diciembre, recibirás una reducción adicional del 3 por ciento en el impuesto al valor añadido sobre esa compra. Eso quiere decir que si te gastas 65.000 euros te ahorrarás 1.950 euros en impuestos.

Te puede interesar  → https://carfast.mx/los-10-autos-electricos-e-hibridos-mas-nuevos-en-mexico/

Estaciones de carga

La segunda medida tiene que ver con la red de estaciones de carga. Una nueva ley recién aprobada requerirá que cada gasolinera tenga al menos una base de carga eléctrica instalada.

Se reservarán 2.500 millones de euros adicionales para la expansión de la infraestructura de carga. Alemania espera tener 1 millón de puertos de carga pública en diez años.

Por otra parte, se invertirán otros 1.200 millones para incentivar a los operadores de transporte, tanto privados como municipales, a cambiar sus vehículos de combustible por sistemas de conducción alternativos.

Alemania ya cuenta con el mercado más grande en la adquisición de vehículos eléctricos, este paquete de estímulos solo hará extender el liderazgo.