Coches híbridos: una tentación comprensible